Los rebeldes sirios, ¿adalides de la justicia?

A raíz de un artículo aparecido en el blog de Jose Rosales sobre las críticas por parte de un sector de la izquierda ante los rebeldes sirios me voy a permitir escribir este pequeño comentario. Huelga decir que sin ningún tipo de acritud, es más, recomiendo que os suscribáis a su blog porque es de lo más interesante.

Localización de Siria en el mapa

Mapa de Siria

Las cosas no son tan sencillas para nada. Entre las razones por las que gente que se considera de izquierdas no apoya a los llamados rebeldes sirios se encuentran las siguientes:

1. No es una revolución propiamente dicha, el pueblo no se ha alzado en armas contra un régimen opresor, si no que ha sido una maniobra orquestada por potencias extranjeras

Por supuesto es algo abierto a debate, pero al menos es innegable el apoyo que están recibiendo los rebeldes de potencias extranjeras que no son conocidas precisamente por su lucha a favor de los derechos civiles y las libertades.

2. La mayoría de los llamados rebeldes sirios no son sirios, si no milicias formadas por mercenarios extranjeros

Volvemos a la guerra de datos, con unos medios tan manipulados como los de hoy no podemos fiarnos de casi nada. Pero me parece que al menos es innegable que gran parte de ellos no son sirios.

3. Los rebeldes sirios no son adalides de la libertad, si no que están cometiendo atrocidades comparables a las cometidas por Al Assad

Hay innumerables vídeos y denuncias de torturas, ejecuciones, fosas comunes, y limpiezas étnicas y religiosas perpetradas por los rebeldes sirios. De acuerdo que es un conflicto armado, pero que no los vendan como libertadores por la justicia.

4. El asentamiento de un régimen extremista islámico en Siria no va a mejorar sustancialmente la calidad de vida del pueblo Sirio. Sin una alternativa mejor la revolución Siria se convierte en un baño de sangre sin sentido para cambiar de amo

No creo que nadie de izquierdas pueda defender al extremismo islámico, de hecho a cualquier Gobierno donde no se establezca una clara distinción Estado-Iglesia. Entrar en la dinámica de cuál de los dos es el mal menor es cruel e infructuoso. Alguien que se considere verdaderamente de izquierdas no debería conformarse con eso. No nos engañemos, los derechos civiles no van a aumentar, de hecho algunos van a resultar mermados de manera drástica

Bandera de Siria con la frase

Bandera de Siria con la frase “Parad el baño de sangre”

Creo que resultan motivos y dudas más que suficientes como para no tildar de “izquierdosos de mierda” a todos aquellos individuos que adoptan una postura escéptica y crítica con las mal llamadas “primaveras árabes” (ni que fueran todas la misma). De eso a apoyar el antiguo régimen hay un gran salto, no caigamos en la falacia lógica del falso dilema. Creo que a día de hoy, con la avalancha de información que recibimos día tras día y con los intereses ocultos detrás de cada una de ellas, el escepticismo y la crítica es una sana costumbre que nos enriquecerá como personas; por supuesto siempre y cuando estemos dispuestos a cambiar de opinión y admitir que nos habíamos equivocado cuando descubramos nueva información que refute a la anterior.

Anuncios

Última hora: Egipto

El nuevo presidente de Egipto Mohamed Morsi ha tenido que huir de su palacio en El Cairo cuando una multitud formada por familias enteras, niños, ancianos y ciudadanos egipcios en general ha exigido su inmediata dimisión. Se están produciendo fuertes disturbios con la policía que ha comenzado a lanzar una gran cantidad de gases lacrimógenos. Se desconoce el paradero actual de Morsi. La situación en Egipto es de gran inestabilidad a tan sólo once días de que se realice un referéndum a nivel nacional para aprobar o no el nuevo borrador de Constitución.

Foto de cientos de personas exigiendo la dimisión del presidente Morsi ante el palacio de El Cairo

Cientos de personas exigen la dimisión de Morsi frente al palacio de El Cairo (Reuters)

Cientos de personas exigen la dimisión del presidente Morsi frente al palacio de El Cairo (fuente agencia Reuters)

El pueblo parece decidido a derrocar el régimen de Morsi al igual que hizo hace menos de un año con el de Hosni Mubarak en una continuación de la llamada Primavera Árabe. Esperemos que tras tantos meses de lucha sus esfuerzos se vean recompensados en la forma de un nuevo Egipto que refleje los verdaderos valores de su pueblo.

Nota: Tengo pensado escribir un artículo sobre la situación en Egipto mucho más extenso, pero me ha parecido necesario publicar este avance por su interés inmediato.